Propiedad Intelectual en la era de la transformación digital

 In Asedico, Propiedad intelectual e industrial

La propiedad intelectual es una cuestión primordial para aquellas personas que se dedican a la creación de obras artísticas, literarias o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tanto tangibles como intangibles y que requieren de sistemas que garanticen la protección de su trabajo o actividad que, en muchos casos, es su principal sustento o medio de vida. La protección del derecho de autor abarca solo las expresiones, pero no las ideas, procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí.  

Sin un respaldo jurídico, estos autores quedan al amparo de posibles delitos como reproducir, plagiar, distribuir o comunicar públicamente una obra sin la autorización del titular. Existe un marco regulador para la protección de la propiedad intelectual en España, se trata del texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, reforzado entre otras normas por la Directiva (UE) 2019/790 sobre los derechos de autor y derechos afines en el mercado único digital y por la Ley 21/2014, de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil. 

Al mismo tiempo que los tiempos evolucionan, las fórmulas de creación de obras también cambian y los soportes o formatos se adaptan a los nuevos canales digitales y tecnologías. En este contexto, debemos plantearnos qué ocurre con la protección de las mismas en este tipo de entornos. ¿Cómo quedan protegidas? ¿Afecta realmente la transformación digital en la aplicación de la ley de Propiedad Intelectual? 

El papel que juega la transformación digital en la propiedad intelectual

Antes del auge de la tecnología que hemos vivido en estos últimos años, los derechos de autor eran mucho más fáciles de gestionar. El formato general de las obras era la versión física de las mismas y contaban con un aviso al acceder a ellas que advertía sobre la penalización de la ley de copiar o distribuir el contenido de forma ilegal y sin consentimiento de los autores. 

propiedad intelectual y pirateria

Sin embargo, con la creación de nuevos canales tomó mucha importancia la denominada piratería y los contenidos comenzaron a ser compartidos ilícitamente y de forma masiva. Perseguir estos delitos resulta muy complicado en muchas situaciones y, aunque los métodos empleados para localizar estas acciones delictivas son cada vez más innovadores, resulta complejo lograr recopilar todos aquellos portales, foros, webs, etc., donde se encuentra contenido original de forma ilegal.  

Con la transformación digital, por tanto, el problema se acrecienta más todavía y la protección de los artistas/creadores se torna algo más compleja por lo que se requiere de manera más habitual el respaldo de abogados especialistas en derecho digital y propiedad intelectual que conozcan las herramientas necesarias y disponibles para, en primer lugar, registrar y proteger una obra y, en segundo lugar, enfrentar posibles delitos que atenten contra su obra.   

Algunos de los principales métodos de protección de la propiedad en Internet

Es importante destacar que los registros de las obras de propiedad intelectual son voluntarios. No es obligatoria la inscripción en el registro para adquirir los derechos de propiedad intelectual, ni para obtener la protección que la Ley otorga a los autores y a los restantes titulares de derechos de propiedad intelectual. 

Los derechos de propiedad intelectual nacen con la creación de la obra y el registro no tiene carácter constitutivo de los derechos de autor sobre la obra. Ahora bien, la inscripción en el Registro sirve como medida de especial protección del derecho inscrito, aportando algunos beneficios a la persona que la realiza. 

Actualmente existen diferentes mecanismos que te permitirán garantizar la protección de tus obras, destacamos algunos que consideramos indispensables para que puedas proteger tu obra: 

  1. Registro de la propiedad. No cabe duda de que este registro es el más popular, con el podemos asegurar que la propiedad de cualquiera de tus obras y siempre que estén contempladas dentro de la ley, te pertenece de forma lícita y de pleno derecho. Para ello, debes empezar por realizar la inscripción de la misma en el Registro de la Propiedad Intelectual. Se trata de la institución oficial que recoge y garantiza los derechos de propiedad intelectual relativos a las obras, actuaciones o producciones. 
  2. Licencias online. Además del registro anterior, también dispones de la posibilidad de proteger tus obras mediante lo que se conoce como licencias “Safe Creative” o “Creative Common”. Se trata de un servicio ofrecido por determinadas plataformas o empresas que expiden licencias de copyright plenamente válidas en casi cualquier lugar del mundo. De manera que, cualquiera de los incumplimientos de estas licencias, también pueden suponer un delito tipificado penalmente. 
  3. Certificados OMPI. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) viene trabajando en los últimos tiempos con especial hincapié en la problemática planteada en materia de protección de la propiedad intelectual en el ámbito digital. Para ello, ha creado un sistema específico que funciona a través de huella digital o token y que aplica un sello como medio de prueba de la propiedad de una obra. Aunque este sistema es bastante reciente, se viene trabajando en su mejora y son ya muchos autores y creadores los que se están animando a usarlo. 
  4. Depósito notarial. Los autores también cuentan con la opción de realizar el depósito de una obra ante notario con el objetivo de demostrar su autoría y propiedad.  
  5. Sistemas de blockchain. Aunque algo polémicos, los métodos de protección mediante soluciones informáticas basadas en bloques de cadena o también conocidos como sistemas de blockchain, nacieron con la intencionalidad de blindar obras digitales e intangibles mediante la generación de evidencias digitales que pretenden evitar manipulaciones o cambios no deseados en las mismas, así como su posible distribución.  

El uso del blockchain en la propiedad intelectual

En último lugar es importante destacar que, para proteger tus obras en el ámbito online, el asesoramiento de profesionales especialistas en Derecho Digital y con amplia experiencia en la protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial, se convierte en una herramienta esencial en todas las etapas y escenarios posibles. De esta forma, podrás garantizar que todas tus obras están completamente salvaguardadas. 

Si tienes alguna duda no dejes de contactar con nosotros estaremos encantados de ayudarte.  

propiedad intelectual creativosdelegado de protección de datos